jueves, 10 de abril de 2014

{Cookbook} ENSALADA de FRESAS, SANGUINAS Y ALMENDRAS

Para concluir el trio de recetas de mi picnic-spot favorito del mes, dedicado a Lavapiés y su mercado, me quedaba está deliciosa ensalada, perfecta para dar la bienvenida a las fresas de verdad en todos los bancos de los mercados (aunque en los super lleven desde final de enero..)


En cuanto llega la primavera, me empiezo a obsesionar con las fresas y las empiezo a meter en cualquier plato, ensalada o postre que sea. Me encanta declinar platos salados a base de fruta así que transformamos la clásica macedonia de fresas, merendola primaveral de toda la vida, en una ensalada ..salada. Cuando hice las fotos estaban en temporada alta también las sanguinas, esta deliciosas naranjas muy rojas por dentro.
Un poco de dosis de orientación:

ENSALADA de FRESAS, SANGUINAS Y ALMENDRAS para 4picniquetters
-2 puñados de almendras crudas
-medio kilo de fresas lavadas
-3 naranjas sanguinas 
-1 cuchara de miel (de lavanda por ejemplo)
-aceite e.v., sal y pimienta negra al gusto
-las hojas de una ramita de albahaca fresca ( la variedad con las hojas grandes, please!)
Todo el toque:
-un par de gotas de Amaretto o extracto de almendra amarga

For dummies: Mientras cortáis en láminas las almendras crudas (un poco de paciencia..y listo) poner a marinar al fresco todos los ingredientes en un bol. Después de una..media hora añadir las almendras y ya se pueden rellenarlos tarros y ...a la hierba!

Imágenes © Picniquette

Presiento que pronto volverá otro post dedicado a los mercados de abastos de Madrid y..presiento que esta no va a ser la última receta inspiradas en la fresas que os voy a proponer...
La inspiración para la ensalada de hoy la encontré en este libro de Monsieur Ducasse.
Como combinar esta ensalada: con una mini tatin integral de acelgas y unas pitas de falafel ..verdinos

ñam!






martes, 1 de abril de 2014

{Cookbook} MINI TATIN INTEGRAL DE ACELGAS AMARILLAS

Aunque la Primavera sigue obstinándose en no aparecer, os dejo otra receta para que lleguéis list@s a la cita con vuestra primera manta de cuadros de la temporada! 
Mi consejo es prepararla en combo con estos falafel verdinos porque en la preparación de estos utilizaréis las hojas de un manojo de acelgas, pero solo las hojas. Entonces qué hacer con los tallos, que en mi caso además eran increíblemente bonitos, porque de la variedad amarilla?


Creo que ya no es un misterio que adoro la cocina francesa y todas su preparaciones básicas y me encanta la acelga, la prefiero seguro a las espinacas. Yan ha pasado por aquí unos clafoutis más otoñales en su honor, remember
La Tarte Tatin en sí es la solución perfecta para llevar a un picnic. Como siempre, cumple con los dos requisitos para poder estar en este blog: se puede preparar el día antes y se puede comer fría. Además no lleva huevos, ni en la masa ni en el relleno, así que supera la prueba transporte/calor..mejor!
La masa, cocinada al revés, tiene todo otro mood, más crujiente. En esta versión le he añadido semillas de amapolas así que el crunch es asegurado!


Mini Tatin de acelgas amarillas

para la masa brisa
(para 4 mini tatin o una entera aprox 20 cm de diametro)
250 g de harina integral 
150 g de mantequilla1 cucharadita de sal
4 cucharas de agua fría
Todo el toque:
un puñado de semillas de amapolas

para el relleno base
los tallos de 1 manojo de acelgas 
(mejor si de la variedad coloreada, amarilla o roja)
nuez moscada
dos cucharas de panela o azúcar integral 
sal/pimienta y mantequilla/aceite para sofreír

Podéis añadir también:
el combo clásico con pasas y piñones y un queso como p.e.100 gr de Mató (ahora que lo he descubierto lo meto en cualquier preparación) o requesón o queso azul/roquefort si os gusta algo más intenso que bien case con el toque dulce de los talles caramelizados. O cebolla caramelizadaO, subiendo la escalera de los sabores (pero bajando la escalera de la ligereza..;) tiras de bacon: en este caso podéis caramelizarlas directamente con las acelgas;)

A estas alturas de la vida, no os voy a explicar como hacer la masa brisa a mano porque hay miles de enlaces, como este
Os dejo mis cantidades para que os hagáis la idea. Os aconsejo de intentarlo, esto sí: de no comprarla hecha porque no sería de harina integral y no sería tan crunchy porque no tendría las semillas de amapolas no? En fin porque hace toda la diferencia. Sobre el tema huevos si o no..yo la hago siempre sin huevos y me sale perfecta.

Así que preparar la mása brisa, mezclando harina, mantequilla, sal y semillas de amapolas. Poco a poco incorporar el agua fría amasando hasta que se quede una pelota. Media hora a la nevera y mientras se espera que repose la masa  preparar los tallos para una rápida caramelización.
Mientra se calienta el horno a 200´, calentar también una sartén con aceite o mantequilla al fuego. (Si echáis el bacon hay que reducir la cantidad de grasa a la sartén porque ya pensará el bacon en darnos las suyas). Si queréis añadir la cebolla también es el momento.
Mientras, cortar en cuadrados los tallos y echarlos a la sartén, justo el tiempo de dorar un poco todo. Echamos la sal, la panela, la nuez moscada si os gusta y bajamos el fuego para que se caramelice todo con calma. Cuando se haya disuelto el azúcar y se haya convertido en un liquido oscuro, apagamos el fuego.  Preparar los 4 mini moldes, como estos por ejemplo, para hornear o en uno redondo grande, untando todo con un poco de aceite o mantequilla.

Estirar la masa brisa y cortarla en 4 discos del mismo tamaño de vuestros moldes. 
Dividir el preparado de acelgas en los 4 moldes, aplastándolo bien para que quede uniforme y plano. (Aquí podéis añadir el queso si es vuestro caso). 
Tapar los 4 moldes con los discos con el clásico procedimiento para hacer la tarta Tatin. Si es vuestra primera vez, es fácil: basta con apoyar la masa encima de las acelgas y aplastar bien los bordes de la masa dentro del molde, para que las acelgas queden bien "atrapadas" dentro. La pasta que sobresale hay que intrucirla delicadamente entre las acelgas y las paredes del molde.
Dicen que es bueno hacer un pequeño corte al centro con un cuchillo para que al cocer no se abombe tanto.

Todo listo para el horno unos 25 minutos, máx media hora. 
Idealmente pasado este tiempo la masa estará dura y abombada y desde los bordes veréis salir el caramelo burbujeando, pero cada horno es un mundo así que..cuidado que no se queme!
Sacar en fin los moldecitos del horno y antes de dar la famosa vuelta a la Tatin, esperar unos cinco minutos, pero jamás hay que esperar demasiado si no el caramelo se solidifica y ..desastre.




Un punto a favor para estas tarteletas es que recupera una parte menos noble de las acelgas, que muchos no aprecian mucho porque un poco sosa o demasiado aguosa. La caramelización ayuda a darle un poco de carácter! 
Desde luego mi Tatin funciona también si nos las comemos en casa recién salidas del horno. En cuanto se vaya el mal tiempo pero os aconsejo de probar este spot para tirar vuestra manta de cuadros, donde la saboreamos nosotras!

ñam!

Imágenes © Picniquette

viernes, 28 de marzo de 2014

{Cookbook} FALAFEL VERDINO AL HORNO con PAN LAVASH y SALSA A LA CANELA

El blog de Madrid y yo..y yo hemos decidido empezar nuestros reportajes a 4 manos sobre los mercados de abastos de Madrid (que ha empezado con uno sobre el de San Fernando) y mi desafío personal consiste en encontrar en cada mercado una selección de productos que me llamen la atención y a partir de ellos construir una serie de recetas, obviamente pensadas para nuestros picnics al aire libre. Como ya os conté esta vez lo que escogí fue: un puñado de alubias verdinas, un manojo de acelgas de tallo amarillo y una confección de queso mató, desde los Pirineos con amor, aka requesón, aka mi querida ricotta.

Ando por la vida presumiendo de conocer por nombre y apellido a toda la variedad de vegetales y producto sde la huerta, por lo menos del área mediterránea;), cuando de repente, paseando por el Mercado de San Fernando, entre la cestitas de legumbres bien expuestas del puesto de LA SAL me encuentro con estas alubias de este color verde abuela, (que es mi color favorito en absoluto).

Conocéis las alubias verdinas?






Me he estado documentando un poco: son de Asturias y se cocinan normalmente en la famosa combo con almejas o mariscos. Así que muy "picniquettosas" (perdonadme la barbaridad de palabra) en sí no son, pero me las llevé por curiosidad y al cabo de unas cuantas vueltas decidí probar a usarlas para crear unas croquetas vegetales, inspiración falafel, uno de los símbolos de mi barrio multikulti, Lavapiés, pero a mí manera, mezclándolas con la parte verde de las acelgas y algún ingrediente bastante basic. 
Las he preparado al horno, eso sí, para que el resultado no fuera muy pesado. 
Para presentarlo pienso en la clásica inspiración árabe: lo que escucho llamar por aquí "pan pita", (o sea el pan lavash*), una salsa a base de yogúr pero con un poco de mató, para espesarla y ligar con las acelgas y verduritas frescas: lechuga, tomates, lo que queráis. 
Súper fácil de llevar, porque se transportan todos los ingredientes por separados en tarros y se monta en el momento, cuando ya la manta de cuadros está puesta;) Soy muy fan de las croquetas vegetales, pero las de alubías o garbanzos siempre quedan de un color muy poco invitante..me parece que las verdinas le dan un toque más alegre (me perdonen los asturianos por sacarlas de una vez de sus riquísimos potajes..;). 
Así que los llamo falafel verdinos en honor de esta legumbre tan maja:)



Falafel verdino con pan lavash y salsa de yogúr, mató y canela
(para 20 piezas aprox.)

para las croquetas
la parte verde de 1 manojo de acelgas
300 gr de alubias verdinas 
un puñado de hojas de menta fresca
piñones y pasas al gusto
sal y pimienta y aceite e.v.
 (ajo y guindillas al gusto 
para subirle el tono un poco;)

para la salsa acanelada
100 gr un tarro de Mató
250 ml de Yogúr natural liquido sin azúcar
canela en polvo, sal/pimienta y aceite e.v

para el wrap Picniquette
pan lavash*
un tarrito de aceite e.v.
 cúrcuma en polvo y sal
un pincel de cocina


Se puede preparar todo en los días anteriores sin estresarse el día del picnic y  se conservan mucho tiempo en la nevera también:

Dos noches antes:
poner en remojo las verdinas en un bol con agua. Por lo menos 12 h.
El día antes del picnic:
Ponerlas a hervir con sal y una ramita de menta por un par de horas. (Yo uso la olla a presión así que en una hora ya están y se ahorra un poco de energía). 
Cuando casi están, poner a hervir al vapor las hojas de acelgas en otro cazo. En alternativa, en una sartén con poca poca agua para que se ablanden. 
Cuando tengáis las verdinas y las acelgas en su punto y enfriadas, echarlas en un procesador junto con el resto de la menta picada, sal, pimienta, una punta de ajo  y de guindillas si queréis (yo quiero, si no se pierde el toque falafel del todo je). Os quedará una mezcla muy espesa y alegremente verde, añadir pasas y piñones tostados  y troceados en la cantidad que os agrade (yo abundo), remover y empezar, con las manos mojadas a formar unas bolitas planas. 

Mientras las preparáis podéis calentar el horno a 180 grados. Mano a mano que hacéis vuestras bolitas ponerlas directamente en una bandeja para horno con papel de cocinar untado con aceite. Cuando hayáis terminado, con un pincel de cocina (el mejor amigo del cocinero, la verdad) terminar de untar la parte de arriba. Meterlas al horno unos 25/30  minutos hasta que estén doradas. La consistencia es un poco diferente, seguramente no quedarán tan crocantes, pero mucho más sanas no?

Podéis hacerlas también más grandes, en plan hamburguesas.

Mientras se doran en el horno, os queda la salsa acanelada for dummies: mezclar o mejor batir el yogúr con el mató, el polvo de canela, sal, aceite e.v. y pimienta (la sal es importante que esté si no va a parecer demasiado empalagosa) y listo para el tarro. Tiene que quedar densa pero liquida.
Para la decoración del pan en plan "picniquette" en cuadritos
echar en un tarrito el aceite y una chucaradita de cúrcuma en polvo y una mini pizca de sal y mezclarlo rápidamente todo. Con un pincel de cocina pintar vuestro dibujo de cuadritos encima, con raya verticales y horizontales. Es mucho más fácil de lo que parece! Cuando las tengáis todas pintadas, meterlas bajo el grill del horno a máxima potencia durante no más de 2 minutos. 
Si os pasáis las pitas se hincharán y no podréis mas usarlas para enrollar, ojo! Tienen que estar justo el tiempo de que el aceite se "pegue" al pan y se coloree..para siempre! Yo luego las hago secar encima de una pequeña botella tumbada, dándole así la forma perfecta para que se puedan rellenar con los falafel. Pero también vale como plato "comestible". Yo las hago también con zumo de remolacha..y también mezclando el color el resultado es muy divertido. Igual  los habéis visto ya en otro de mis posts como este de un cumple que organizamos, porque las preparo muy a menudo, es mi marca de fábrica :)
Así de bonitas quedan:

Además no es una cuestión puramente estética (que ya de por sí me bastaría): el sabor de la cúrcuma se queda con la pita y le da un aroma y un perfume muy especial. El aceite que os sobre lo podéis usar para condimentar una pasta o una ensalada etc, es maravilloso!

*Si queréis hacer a mano el pan para el wrap, que sepáis que su nombre "técnico" es lawash, lavash en español y que hay mucho escrito sobre el tema. Un post muy completo sobre el tema es esta entrada desde el blog BAKE THE WORLD, así que adelante con el experimento!


El día del picnic ya os lleváis cada parte en su tarro: la salsa y los falafel por un lado, las pitas envueltas en papel o cuerda y en otro tarro las verduras frescas: hojas de lechuga, algún tomátito, más adelante unos pepinos en rodajas, tiras de pimiento verde..Y voilá!


Yo me lo yes comido en ESTA ES UNA PLAZA, mi picniquette spot de la semana! 


Pronto el resto de recetas..más acelgas y fresas, que por algo es primavera no?

Imágenes © Picniquette

miércoles, 26 de marzo de 2014

{Picnic spot} De Picnic por Lavapiés: ESTA ES UNA PLAZA , huerta urbana autogestionada

El viernes pasado celebramos la llegada de la Primavera (por lo menos en el calendario) con un post a 4 manos juntos a la chicas de Madrid y yo (remember?), dedicado al Mercado de San Fernando de Lavapiés y a sus puestos Take-away. Ojo que pronto publicaremos la segunda parte del post, dedicado al lado más multi-kulti del mercado..
Aquel día yo aproveché para hacer un poco de compra también, por los puestos así que una de las tardes siguientes, cogí a una amiga (y su perrito) y me monté un picnic muy improvisado por un lugar del barrio de Lavapiés que me encanta..la huerta urbana que se esconde en el solar de la calle Doctor Fourquet 24, ESTA ES UNA PLAZA, que inauguro oficialmente mi picniquette spot de la semana;)



Es un espacio a que tengo mucho cariño, no solo porque está en mi barrio y lo he visto nacer, pero sobre todo porque el impulso a este proyecto de autogestión vecinal ha nacido durante un workshop organizado en 2008 por la Casa Encendida por manos de un grupo de arquitectos italianos de Milán, ESTERNI. Es un grupo activista de "intervención urbana" que también he visto nacer cuando vivía en Milán (unos 6 años en total con pausas). He participado a muchas de sus ocupaciones creativa de espacio publico y siempre han sido muy interesantes los resultados: festivales de cortos, ferias de diseño, fiestas en lugares escondidos de la ciudad (como túneles de la estación de trenes o villas años 30 cerradas hace años) y eventos de slow food. Así que me encanta la idea de tener al lado de casa un espacio pensado con ellos. Al día de hoy el solar está en cesión por parte del Ayuntamiento (y eso ya es un gran resultado) y es un espacio en continuo cambiamento pero hay algunos elementos ya bastante fijos: una huerta ecológica, un escenario para actuaciones, varias construcciones up-cycled hechas por los vecinos que cuidan el espacio. Aquí está toda la historia si no la conocéis.



 








PARA LLENAR LA CESTA

Por los horarios que tiene os lo aconsejo para el weekend (domingo está siempre abierto, el sábado solo sí hay sol..pero como se supone queréis comer fuera doy por cierto que habrá buen tiempo..), en plan aperitivo/brunch. 
Es ideal si tenéis niños porque hay mucho espacio y attezzo para jugar, en general hay muchos jóvenes la verdad. Es ideal si sois de estas madres no muy tikismikis que no le importa que sus hijos se mezclen con barro y arena..:)
Hay un pequeño anfiteatro y una serie de bancos y mesas donde poderse sentar. 

Si no sois picniquetters frikis como yo que se lo suelen llevar todo de casa si pueden, al lado hay variacias opciones para llenar la cesta al lado de nuestro picnic-spot:
-Mercado de San Fernando (obviamente) y sus take-away para todos los gustos como ya os he ido contando ya varias veces. Queda a 5 minutos andando. Mis favoritos los desvelaremos en otro post pronto!
Y otros dos lugares que me fascinan porque absolutamente de toda la vida y que quedan al lado de la huerta:
-Obrador Rosi C/Sombrerería 7 (sí, abierto también el domingo hasta las 14h) 
uno de los secretos mejor guardados del barrio donde comprar empanadas chilenas, (también en versión integral), alfajores y pastel de choclo. Además las señoras que los llevan son un espectáculo en sí.
-Asador Murciano C/Valencia 18 Pollos asados y fritanga de la más auténtica. Si os apetece la cosa más castiza y casera del mundo este el sitio, un ícono absoluto del barrio, con cola cada día fuera! El truco está todo en la salsa que os ponen arriba del pollo así que pedir que abunden! Y luego a comer con las manos!

Yo como buena friki me lleve mi cesta de casa..



Menu del picnic?

Pita Picniquette
con falafel verdinos

Mini Tatin de tallos de acelgas 

Ensalada de fresas y albahaca

Agua aromatizada a la mandarina


El viernes os cuento alguna receta! Stay tuned!





INFO

EEUP ESTO ES UNA PLAZA 
web · fb



Dr. Fourquet 24 Madrid. 
Abierta domingos y días soleados. 
Trabajo en el huerto: X y D de 12h00 a 14h. 
Taller de bicis, D 10:30 - 14h

Imágenes Iaia Cocoi para  © Picniquette



viernes, 21 de marzo de 2014

PICNIC CASTIZO en el MERCADO de DE SAN FERNANDO con MADRID Y YO #Parte1



Con este POST damos oficialmente la bienvenida a mi estación favorita, culinariamente hablando.. la PRIMAVERA!..bueno mentira, es cierto  que me gustan todas. Pero sí es cierto que inauguramos hoy una nueva sección en colaboración con mis queridas amigas del blog MADRID Y YO, uno de los más "famosillos" sobre los secretos que ofrece la ciudad de Madrid. 
Pocos como María y Pilar saben captar la esencia de lo que distingue un buen lugar, para que se pueda convertir en "nuestro" hogar aunque sea para el breve arco de tiempo que dure una comida o un café o una compra. 
Son muy fieles a sí mismas a y su gusto y consiguen rebuscar preciosas agujas en este gran pajar que es Madrid y descubrir lo que se cuece..lejos de las modas, de las ñoñerías, de las copias aburridas y del torbellín bloguero 2.0. 
Me encontraron hasta a mí un día (!!) y desde entonces nos hemos hecho grandes amigas y solemos encontrarnos para desayunar, obviamente en plan sloooow food, lo que entre nosotras llamamos desayunos infinitos, cuando la conjunción astral nos hace sacar el tiempo para reunirnos en tranquilidad.
De estos encuentros entre charlas, ideas y retos personales siempre nacen unas buenas ideas. Por ejemplo salío el inventario de regalos únicos de Navidad dos años consecutivos, dedicado al pequeño comercio local y artesano para unas fiestas más sostenibles, remember?
La última vez han salido muchos planes pero lo que más nos apetecía meter en marcha de cara a la PRIMAVERA es una SERIE de SALIDAS a la calle juntas, ellas y yo, en EXPLORACIÓN de unas de las escenas que en los últimos dos años han marcado una sana e interesante evolución en la ciudad: los MERCADOS DE BARRIO. 
La tuerca que estos espacios a mitad entre público y privado han estado dando es todo un fenómeno y por lo que me compete hace tiempo que no entro en uno sin una cámara en la mano.  Me gusta todo lo que se encuentra en estos lugares: una estética retro for real, (léase también cutre for real: las luces de neón, los colores chillones, la estética de la casualidad, todo esto que te hace sentir inexplicablemente..en casa!) mezclado con la oferta más interesante de nuevos comercios, eco-friendly, jóvenes, creativos y atentos a la sostenibilidad. 

En mi blog de fotografía (que tengo muy abandonado últimamente porque estoy mucho más por aquí) colgué varios reportajes sobre los mercados, este es el PRIMERO que realicé, en el MERCADO DE SAN FERNANDO, hace ya dos años. Es gracias también a estas fotos que me hice amiga de María y Pilar.




Así que es una buena manera de cerrar el círculo empezar esta serie de post a 4 manos entre Madrid y Yo y..yo justamente con este mercado, símbolo de la Renaissance que está viviendo el barrio de Lavapiés
En el post de Madrid y yo (link) podéis dar una vuelta entre los puestos del mercado, en mi post os cuento algo más sobre lo que hemos comido por allí! Soy muy fan de los picnics improvisados, donde por picnic entendemos el arte de compartir con amigos picando y tomando algo. Tras tantos años le he cogido cariño a esta costumbre made in Spain de comer algo de pie entre una compra y otra así que hemos probado un par de combos para montarse en un plis-plas un picnic castizo con los productos del mercado. En un día nos ha dado por probar estas cositas, pronto la segunda parte, para descubrir el lado más multikulti del mercado..que sí que lo hay!



DE PICNIC en el MERCADO de SAN FERNANDO
-parte 1-


Hemos visitado varios de los puestos randomly:

combo 1
quiche broccoli e bacalao de 
con
vino joven de LA SIEMPRE LLENA y
albóndingas caseras con arroz blanco y pan de LA CHIGUITA RIOJANA







combo 2
Jamón serrano de La JAMONERÍA de los HERMANOS ORTEGA
barra de pan con cereales de LA PISTOLA
una mikkeller de LA BUENA PINTA y 
un queso de oveja de LOS PANCHITOS DEL FRENTE







LA CESTA DE LA COMPRA
3 ingredientes fetiche

Como me gusta mucho cocinar, con algunos de los ingredientes y productos que más me llamaron la atención en el mercado he ido preparando alguna recetita como siempre de cara a nuestro segundo hogar favorito después de la cocina..el parque para tener una excusa más para tirarme a comer en la hierba.
Qué encontré en el mercado?


 


De todo lo bueno que encontramos en particular me quedo con las judías VERDINAS, rara variedad asturiana, que encontré en LA SAL, un bote de queso MATÓ en el puesto de los HERMANOS ORTEGA (que es el sustituto más próximo a mi querida ricotta que he encontrado nunca) y las acelgas de la HUERTA DEL SOL que me cautivizaron por su color espectacular: AMARILLAS!  

En los próximos días os contaré que mini picnic he organizado por el barrio de Lavapiés con todos los ingredientes comprados en el mercado, explorando un lugar donde ya ha explotando la primavera..cual será?



Y a vosotros? Qué os gusta comer en este mercado? 
Habéis ya picniqueteado por allí? Queremos saber! Feliz finde y con la nueva semana llegará la primera receta primaveral:)

Pics @Iaia Cocoi para Picniquette

Recent Posts